OPINION: Lamento mucho, profundamente, el fallecimiento de mi amigo Luis Urbáez.

Por: Praede Olivero

BARAHONA, RD.- Mi más sentido pésame para toda la familia, no sólo de mi parte, sino de mi esposa y gran parte de mi familia, los que le conocimos y compartimos con él en el CURSO y fuera de él. 

 
Recuerdo la segunda época más difícil del CURSO, la de Peñaló y su derrota como Director, la primera fue la fundación del CURSO, enfrentados a la policía y  al asesino de Balaguer, entonces Luis con una presión enorme del Director, siguió siendo el hombre discreto, calmado y bueno tecleando su máquina mecánica y luego la eléctrica para servir a los estudiantes, profesores y empleados.
 
Dejamos de llamarle Luis para sólo llamarle Urbáez, pues a su lado estaba otro cristiano grande, Luis Báez, también ido a destiempo, al que le llamábamos Báez para distinguirlo.
 
Descansa en paz amigo bueno, que Dios te dé un lugar a su lado, que te lo mereces.
administrator

Related Articles