EDITORIAL: A las puertas del temporal

Con el extendido contagio del dengue y la malaria que se ha registrado en el país, es imperativo adoptar un plan de emergencia ante las fuertes lluvias que se pronostican para esta semana por el paso de una onda tropical.
El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos ha dicho que una perturbación atmosférica gravitará persistentemente sobre la región del Caribe, augurando inundaciones en Puerto Rico y en nuestro país.
Como la campaña contra el dengue pone énfasis en la no acumulación o almacenamiento de agua en los hogares, para evitar que sean las incubadoras del mosquito que transmite la enfermedad, esta precaución prácticamente se hace imposible si el país tiene que soportar tres o más días de lluvias continuas.
La gente tiene la costumbre de almacenar agua en medio de situaciones de lluvias persistentes porque ya conoce la experiencia de los acueductos, que forzosamente controlan la distribución de agua cuando pierden la capacidad de potabilizarlas a tiempo.
Guardar agua en tinajas u otros recipientes, mas la que se acumula en patios, techos o lugares húmedos, es potencializar los riesgos de mayores casos de dengue y, en consecuencia, entorpecer la campaña que ya ha sido puesta en marcha para eliminar criaderos.
De ahí que lo pertinente sea que desde hoy mismo las autoridades de Salud Pública pongan en punto las previsiones de lugar con un plan preventivo de emergencia ante la llegada de este temporal.
Hay que fortalecer la distribución de cloro para purificar el agua en aquellos municipios, más de veinte, según lo que se sabe, donde el dengue y la malaria han tenido mayor incidencia.
Por igual, las autoridades de la Defensa Civil deben hacer lo que les corresponde frente a los pronósticos de fuertes inundaciones en el país.
administrator

Related Articles