EDITORIAL: Antorcha de la democracia

El Nacional
República Dominicana conmemora hoy el 55 aniversario de la Revolución de Abril, que estalló como consecuencia del golpe de Estado contra el gobierno constitucional del presidente Juan Bosch, el 25 de septiembre de 1963 , siendo el propósito de ese levantamiento cívico militar el de restaurar la democracia conculcada por los golpistas.

Tres días después esa insurrección se convirtió en guerra patria, a causa de la intervención militar ordenada por el presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson y respaldada por la Organización de Estados Americanos (OEA), bajo el ropaje de “Fuerza Interamericana de Paz” (FIP).

Tras el ajusticiamiento de Trujillo y el fin de su tiranía, en el país se celebraron elecciones libres en las que Bosch fue electo Presidente e inauguró un gobierno marcadamente democrático que fue derrocado siete meses después por clanes militares y políticos remanentes de la dictadura.

Áspera represión política y corrupción caracterizaron al Triunvirato que usurpó el Poder después del Golpe de Estado, por lo que jóvenes oficiales, líderes políticos y dirigentes sindicales convocaron a movilización nacional en reclamo de la vuelta a la constitucionalidad, lo que devino en el estallido de la Guerra de Abril.

Miles de hombres y mujeres murieron durante ese conflicto armado que se prolongó hasta el 3 de septiembre de 1965, la mayor parte de ese periodo en combate desigual contra tropas invasoras que impidieron con su poderío el anhelo de todo un pueblo convivir en democracia y libertad.

La efeméride coincide con el combate histórico que libran hoy los dominicanos para contener la propagación del COVID-19, pandemia que asola al mundo y quiebra la economía global, por lo que hoy como ayer, el gentilicio nacional afronta con valor y elevado sentido de unidad y solidaridad a un enemigo poderoso.

La historia republicana está repleta de héroes y mártires, la mayoría sin tintas en las bitácoras sobre episodios o sucesos, que han ofrendado propias vidas o incurrido en grandes sacrificios en genuinos aportes para mantener encendida la llama de la democracia, libertad y soberanía. A esa casta de patriotas corresponden los combatientes de la Guerra de Abril.

Ojalá que nunca más se repita un suceso como el que hoy se conmemora, pero es preciso advertir a quienes arrastran los pies y caminan al inverso de la historia, que hace 55 años, en la Guerra de Abril, el pueblo dominicano volvió a demostrar que jamás permitirá que la tea de la tiranía suplante a la antorcha de la democracia.
administrator

Related Articles