EDITORIAL: ¿Cómo vamos a sortear la segunda ola?

Los indicios son inconfundibles: estamos frente a la inminencia de una segunda ola de coronavirus en el momento en que la ciudadanía no está anímicamente apta para mayores sacrificios.

 
Los índices de positividad en los casos de contagio más la curva ascendente de la ocupación de camas hospitalarias son claros presagios de que nos acercamos a otra prueba de fuego frente a la pandemia.
 
Ya muchas naciones del mundo, que experimentaron los dramáticos efectos del coronavirus en la salud y en la economía, han vuelto a la posición anterior de las severas restricciones en las vísperas de la Navidad.
 
Este tiempo, en el que los dominicanos por tradición sueltan sus inhibiciones y se entregan a las parrandas y jolgorios, resultará difícil para las autoridades someter a los ciudadanos a una extensión de vida con restricciones.
 
Pero no hay otra alternativa que hacer valer el recurso de la persuasión y el adecuado ejercicio de la autoridad para que, en base a un protocolo de emergencia, podamos evitar que la desescalada navideña se convierta en un terreno fértil para los descomedidos ataques del virus.
 
Hasta hace pocos días se hablaba de “flexibilidad” de las restricciones, pero lo que estamos viendo es un veloz aumento de las cifras de contagio y ocupación de camas, planteando de nuevo serios desafíos a nuestro sistema de salud.
 
Francamente la situación no está para francachelas por el hecho de que estemos en Navidad.
 
Hay que prepararse para superar el primer diciembre bajo pandemia, asumiendo los sacrificios que sean necesarios antes que las consecuencias indeseables y lamentables que ya hemos conocido.
administrator

Related Articles