LOS ANGELES: Margaret Thatcher: “La dama de hierro” que inspira nueva temporada de serie TV

Los Ángeles.- Gillian Ander­son creó su retrato de la líder políti­ca británica Margaret Thatcher en “The Crown” paso a paso, desde su distintiva voz, hasta su peinado de casco y su guar­darropa con hombreras.

 
La actriz ganadora del Oscar Olivia Colman, quien en el papel de la reina Isa­bel II va peluca a peluca con Anderson, encontró su in­terpretación de Thatcher tan asombrosa que le dio “bastante miedo”.
 
La primera mujer en ocu­par el cargo de primera mi­nistra de Gran Bretaña y lí­der del Partido Conservador (y la única hasta Theresa May, 2016–2019) murió en 2013 a los 87 años.
 
“Estar sentada junto a ella, especialmente con la luz detrás, era”, dijo Col­man haciendo una pausa para temblar dramática­mente y abrir bien los ojos. “Era como si estuviera ahí”.
 
“Fue como tener un fan­tasma presente”, coinci­dió Helena Bonham Carter, quien interpreta a la princesa Margarita, la hermana de la reina, en la cuarta tempora­da de 10 episodios de la se­rie de drama, que se estrena el domingo en Netflix.
 
Anderson es tan impre­sionante como Thatcher que hasta los presentadores cínicos de la TV nocturna se volvieron fans cuando la re­cibieron como invitada.
 
“Yo ya te estoy dando un Emmy por esto”, le dijo Ji­mmy Kimmel, quien le pre­guntó si ya llamó al presi­dente electo Joe Biden para felicitarlo. Stephen Colbert celebró su actuación como “extraordinaria”.
 
La actriz, famosa y galar­donada por su trabajo en la serie de misterio “The X-Fi­les” (“Los expedientes secre­tos X”), nació en Chicago pe­ro pasó su infancia en Gran Bretaña. Ha vivido en Ingla­terra por casi dos décadas, y ha aparecido en una varie­dad de series de televisión y en el teatro londinense.
 
Aunque transita fácilmen­te entre los acentos de su país natal y el adoptivo, Ander­son trabajó para evocar la ca­dencia y maneras de That­cher usando grabaciones de audio y video como guía. La  actriz dijo que no le inyectó “grandes preconcepciones” a su papel porque su familia se mudó a Estados Unidos de Gran Bretaña en 1979, el año que Thatcher asumió el poder.
 
“Normalmente, cuan­do trabajas en un persona­je histórico o literario, creo que es bueno comenzar desde cero de todos mo­dos”, dijo Anderson. “Me sirvió tener menos cosas que borrar”.
 
Después llegaron las pruebas de peluca, vestua­rio y maquillaje, que califi­có como “una parte diver­tida” del proceso pero que requirió de la participación de un gran equipo creativo.
 
“Todos decidían y discu­tían de qué color particular iba a ser (la peluca) y si ha­bría más de una en la tem­porada”, dijo. El primer mo­delo debió ajustarse al no pasar la prueba en pantalla, y le quitaron “enormes me­chones” para que no luciera “demasiado como un cas­co”, dijo Anderson.
 
Un bono de la llegada de Thatcher a “The Crown” son los inesperados momentos cómicos de ella y la reina, in­cluyendo una escena en la que la primera ministra, que pasó a ser conocida como “la dama de hierro”, hace una reverencia casi al estilo de Monty Python.
 
 DE ELLA
 
Educación.
 
Educada en Oxford pe­ro con orígenes de clase media, Thatcher es re­tratada como una perso­na que no estaba equi­pada para satisfacer los estándares de conduc­ta de los Windsor. En cambio, la futura prin­cesa de buena cuna Dia­na (Emma Corrin), aun­que recibió escasa ayuda real, pasa la prueba con “honores”, como dijo el miembro del elenco To­bias Menzies.
administrator

Related Articles