OPINION: Nuestras Glorias: Hugo Peláez Ortiz

Por: Rafaael Matos Feliz

Hugo Peláez nació en Batey 5, propiedad del Ingenio Barahona, el día 11 de junio del 1930. Sus padres fueron, el señor Alejandro Alcides Peláez Suero y la señora Carmen Ortiz (ambos fallecidos). Cuando nació, su padre laboraba para la empresa cañera en el indicado Batey. Allí, le tocó asistir a la escuela; que era una casona construida por los norteamericanos para sus empleados. Cursó varios cursos de la primaria y tuvo como profesores a Ana Rosa Carbonel y a Portillo Pérez (de origen venezolano).
 
El interés que Hugo le dispensaba a la escuela era el de esperarse en un niño de poca edad; en cambio, era frecuente verlo en los drenajes de los cañaverales, pescando biajacas. Así se iba convirtiendo en un diestro pescador artesanal. En 1938, su padre es trasladado al Ingenio Barahona y es de esta forma, como se le abre un mundo de oportunidades, pues tiene al frente todo el Mar Caribe a su disposición.
 
En la escuela local cursa el quinto grado, pero sus continuas escapadas, hacía su asistencia muy irregular. Ayudaba en sus faenas a los pescadores, ganaba su confianza y al poco tiempo se le veía adentrándose, junto a ellos, hacia el mar en sus rústicas embarcaciones. Se interesa en la pesca submarina y cuando llega a los 16 años, compra su primer arpón y snokel en la Ferretería Risk de la capital. Con ese sencillo instrumental, Hugo Peláez, se comienza a perfilar como un buzo de excelentes cualidades. No había zona del mar que no fuera de su dominio. Zambullía aquí, zambullía allá y siempre salía con presas de buen tamaño. Se le buscaba para todo tipo de inmersión, para pescar, para competir, para buscar “tesoros perdidos” y todo tipo de aventuras marinas inimaginables.
 
Lo más extraordinario era que su actividad submarina o buceo la hacía a puro pulmón, sin equipo de seguridad, con un pequeño bote y casi siempre con un solo acompañante. A Hugo Peláez se le considera el mejor atleta de pesca submarina a pulmón de todo el país. Comenzó a competir con sus compañeros en alcanzar mayor profundidad, en mayor duración en la inmersión, en mejor pesca, etc. Siempre salía ganancioso de todas esas competencias. Duraba sumergido cerca de dos minutos.
 
Los interesados en bucear, lo buscaban para que les sirva de entrenador y es así como se convierte en el mejor entrenador empírico de la región. También se comienza a conocer en la pesca comercial y se recuerda el día que pescando con su hermano Efer Peláez, divisaron en una poza un mero de buen tamaño. Inmediatamente Hugo, con algunos tragos en la cabeza, decide bajar con su temible arpón. Cuando desciende, Efer que observa, se da cuenta que el pez es más grande que su hermano y se preocupa, pero al mismo tiempo observa el disparo del arpón, con punta explosiva y ve cómo el animal se sacude y da un giro. Cuando sacan al mero, con gran trabajo; notan que su longitud era casi de dos metros y transportarlo a Barahona por tierra, se tuvo que usar el Jeep Willy de su amigo Sixto Suero.
 
Su labor de entrenamiento la desarrolla desde el 1949. Entrena en buceo y pesca submarina a personajes como el General Atila Luna, al Ingeniero Barreiro, al coronel piloto Dujarie, a los hermanos Ramfis y Radhamés Trujillo, estos últimos, hijos del tirano Rafael Trujillo. Su amistad con ellos era tan profunda, que Radhamés y Leda Trujillo, le bautizaron a su primera hija de nombre Betzaida. El coronel Dujarie cada vez que volaba un avión (P51 ó AT6), lo saludaba pasando rasante sobre su casa, que se encontraba en la comunidad de Bahoruco.
 
En 1959 participó en un Torneo Internacional de Pesca Submarina en Boca Chica. Compitieron Costa rica, Guatemala, Nicaragua, Cuba y otros países, y él se llevó, Primero, Segundo y Tercer Lugar.  Después compite en Monte Cristi y obtiene el Segundo Lugar y su hermano Efer logró el Tercero.  En esa ocasión, la Asociación de Submarinistas o Buzos de Guatemala lo reconoció como “Pionero del Submarinismo en R.D.” En el 1966 compite en Barahona con un equipo de la capital y obtiene el Primer lugar y Efer, su hermano,  el Segundo. La capital quedó en tercero. Fue capitán del equipo de pesca de la provincia.
 
Gustaba de la bebida y eso mermó sus capacidades y poco después deja de bucear. Se casó con Tilita y procreó a Betzaida. Luego con la señora Miguelina tuvo a Wanda, Betania, Fabiola y Huguito. Hugo Peláez falleció el 24 de octubre del 1996.
 
¡¡HUGO, CON TU LUZ DEPORTIVA SE ILUMINA EL FIRMAMENTO NACIONAL!!
administrator

Related Articles