OPINION: Nuestras Glorias: Leonardo James (Lió)

Por: Rafael Matos Feliz

Leonardo Francisco James Nisbitt (Lió) nació en pleno verano en el Batey Central, Barahona, el día 4 de agosto del año 1928.  Sus padres fueron Sony James y Liliana Nisbitt (ambos fallecidos). Lió James era el hermano mayor de Albot, de Leonardo, de Teófilo y de Norman James y fue él, quien inicio la dinastía de los James en el mundo del béisbol del Batey Central y de Barahona. 
 
Asistió a la Escuela Primaria en el mismo sector donde nació y vivió, en la cual también se impartían clases en inglés. Esta escuela fue creada por los norteamericanos cuando invadieron a nuestro país por 8 años (1916 al 1924). Más tarde continuó sus estudios en la Escuela Anaíma Tejeda. 
 
Durante toda su niñez y su adolescencia acostumbraba a jugar pelota en patios de algunas casas, en calles y solares vacíos del sector. Para esa época, los niños jugaban con lo que apareciera: pelotas de trapos y “guantes rudimentarios” hechos de telas y lonas, a los cuales les llamaban “trochas”. Para esa época también, los niños solo usaban tres bases en el juego de pelota: la primera, la segunda y el home plate o plato. Lió James se desempeñaba en cualquier base; era un beisbolista a carta cabal. Cuando llegó a los 14 años, ya formaba parte del equipo juvenil del Batey Central y ahora el juego contaba con todas las bases establecidas para el béisbol. 
 
Para el 1944, con 16 años, Lió James pasa a formar parte del equipo de la Escuela Normal. En esta novena se desempeñaba como cátcher o receptor. Su hermano Albot (con 15 años) era el short stop o paracorto; César Monte De Oca era la segunda; Nery Martínez, la tercera; y en los jardines se contaba con Gerardo Wöel, Marcon Thomas entre otros. El manager del equipo lo era el Dr. Johnny Biache, Odontólogo.
 
Lió James se lucia detrás del home plate; recogía la bola de forma asombrosa, su brazo era un misil para lanzar la bola hacia cualquier base, tenía una combinación exacta con los lanzadores y como si esto fuera poco, era un bateador excelente. Su promedio de bateo siempre estuvo con buen average. El principal equipo contendor contra la Escuela Normal era el llamado “Brilla-Brille” y entre esos colosos, se sacaban las chispas cada vez que jugaban. En este último equipo se recuerda a Rafael Lagares como short stop y a Towí en la receptoría.
 
Leonardo James, un tiempo más tarde pasa a formar parte del equipo de Béisbol Amateur del Batey Central, en la posición de cátcher; posición esta que compartía con Enrique Benjamín. Con esta novena, Lió James, se paseó por los estadios de San Cristóbal, Ocoa, Baní, Azua, San Juan y Elías Pina; y como se dice en el argot beisbolístico, Lió James sencillamente “rompió la liga”. Se recuerda que todos los lanzadores, con los cuales jugaba de su mismo equipo, siempre querían que él fuera su cátcher. 
 
En un reportaje escrito en el blog “Villa Central Al Día”, se reseña lo siguiente: Los hermanos James: ‘Lió’ y ‘Albot’ (Leonardo y Alberto), una temible dupla de toleteros, ambos poderosos bateadores que estremecían de grandes emociones a los seguidores de la pelota «romántica», con sus «kilométricos» jonrones.
 
Leonardo James (Lió) no llegó a jugar con la Selección Amateur de Barahona. Se decidió por emplearse en una labor productiva y desde la edad entre 18 a 19 años se introduce a laborar en el ingenio Barahona, en el Departamento de Factoría. En esa empresa permaneció por alrededor de 30 años, laborando de manera ininterrumpida y posteriormente salió pensionado.  
 
Varias de las características que sus vecinos, amigos y compañeros recuerdan de Lio James, son las siguientes: Le encantaba usar ropas y estilos del continente de Africa. Se las ingeniaba para vestir con ese estilo, al punto que también le gustaba que le llamaran “el africano”. Otra  faceta de Lió era su predilección por las canciones del Ranchero Mejicano, Javier Solís, las disfrutaba al máximo. Otra de sus acciones y característica que lo distinguía, era su peculiar forma de bailar, bailaba como una estrella. También fue una persona muy jovial, alegre y muy entusiasta.
 
Se casó con la señora Yolanda Ruiz y con ella procreó 7 hijos, que son, Ramona, Orlando, Rubén, Leonardo (Leoni), Lucas, Eddy y Virginia. También tuvo dos hijas más, que fueron, Margot y Aura, estas dos últimas, ya fallecidas. Leonardo James (Lió) falleció en fecha 1 de junio del año 2002 en el Hospital Jaime Sánchez del Batey Central (hoy Villa Central). Ya se encontraba padeciendo de algunos quebrantos en su salud. Parte de su vida fue Diacono de la Iglesia “El Buen Pastor”.
 
¡¡LIO JAMES, FUISTE ESTELAR DEPORTISTA Y UNA GRAN PERSONA Y POR ELLO TE HONRAMOS!!
administrator

Related Articles