OPINIÓN: Pasamos a ocupar el prestigio de recinto universitario Y…

Por Luis Matos
Abogado
Reconocemos que la civilización actual tiene gran capacidad de desarrollo; pero entendemos que, si nuestro Centro Regional Universitario (CURSO), se le reconoce como un recinto, es lógico que se le deben proporcionar todos los elementos necesarios para que lo sea y no sólo denominarlo como tal.

 O sea, si así se considera el CURSO, un recinto universitario entendemos que debe tener las mismas condiciones que todos los demás diseminados en toda la nación.

 Que no sea solo de nombre; sino debe ser provisto de todas las facilidades que ostentan los demás recintos universitarios, a los fines de que los usuarios de la Región Enriquillo (Barahona, Pedernales, Independencia y Bahoruco) asuman la totalidad de compromiso que requiere para que sirva de reconocimiento por las respuestas que han dado, tanto el Pueblo de Barahona, que es la sede, así como las demás provincias mencionadas.

Un campo universitario debe constar de todas las carreras que se cursan en la sede Central de Santo Domingo y, de esta manera, los estudiantes de la Región Enriquillo no serán una carga económica para los padres. No tendrán, que trasladarles a la Ciudad Capital a culminar las carreras que desean ejercer. Entiendo que Barahona tiene muy buenos profesionales por lo que las máximas autoridades de la UASD, deben acondicionar, equipar este recinto para que esté a la altura de los demás recintos universitarios de la más antigua universidad del nuevo mundo y así obtendremos un desarrollo de igualdad regional.

 Lo que se consideraba imposible por barahoneros que se trasladaron a la capital cuando se hizo público, por este mismo medio, la petición al Estado Dominicano que se haga realidad la escuela de medicina en el recinto de Barahona lo que impactaría positivamente esta región que tanto necesita un desarrollo sostenido.

Como la gallina que, de pico a picota, se llena el buche así se debe hacer realidad que nuestro recinto universitario lo sea de verdad. Hoy tenemos mucho más centro médico e inmensa cantidad de profesionales que viven esa actividad. Incentivar un poco más a los especialistas para que su residencia y práctica, en Barahona, sea ya una realidad.

Que nuestros enfermos dejen de viajar a la ciudad capital a buscar la salud pérdida por la falta de manos capaces de enfrentar con éxito sus habilidades profesionales por falta de facilidades para lograr una especialidad médica. Esas son necesidades sentidas de los pueblos de esta parte del sur del país. Unámonos que, con la unidad de los pueblos de Barahona, Bahoruco, Pedernales e Independencia podremos lograrlo y, de esta manera, poder ver del significativo avance de nuestra región ya que, cuantos más profesionales logremos, cuanto más desarrollo educativo, más desarrollo económico que redundará en el logro de la paz y así, la felicidad tan anhelada porque el ser humano nace con vocación para ser feliz.

Autoridades universitarias, cumplan con su deber y generen la felicidad, la tranquilidad, la paz que la Región Enriquillo necesita para su desarrollo definitivo.
administrator

Related Articles